Inicio  umayor.cl  

Especialidad Médica en Medicina Física y Rehabilitación (Santiago)


Tipo de Programa: Especialidad
Fecha publicación: 24/09/2018

Descripción General


En Chile, el Estudio nacional de la Discapacidad (ENDISC) 2004 nos aporta información en términos de prevalencia de discapacidad con representación regional, permitiendo tener un diagnóstico sobre la magnitud de esta situación en nuestra población. Según este estudio, un total de 2.062.072 personas presentaban discapacidad con algún grado de limitación de la actividad o restricción de la participación en ese año, lo que representa un 12,9% de la población total de nuestro país.
Lo anterior se traduce en que uno de cada 8 hogares alberga a una persona con discapacidad. En relación a la distribución por género un 58,2% son mujeres, y este porcentaje se va incrementando a medida que aumenta la edad.
De acuerdo al tipo de daño, observamos que un 31,3% corresponde a personas con discapacidad de causa motora, un 27,7% de causa sensorial (8,7 auditivo y 19,0% visual), un 7,8% de causa Mental, intelectual 9% y un 10,3% múltiple. El nivel de severidad de la situación de discapacidad es un elemento importante a destacar. La percepción de la población, es que la mayoría de las personas conviven con un alto compromiso funcional, lo que influye negativamente en sus posibilidades de incorporación a la sociedad como elemento productivo, dos tercios de éstas se encuentran en los rangos leve y moderado, en que los procesos de rehabilitación o habilitación son altamente efectivos.
Históricamente, en Chile, se asocia la discapacidad a la situación de los niños, dada la amplia difusión generada a partir de las campañas Teletón durante los últimos 30 años. Esta institución cubre un 83,9% de la población menor de 20 años en situación de discapacidad física y múltiple. El grupo de 30 a 64 años (51%), plantea un enorme desafío cuando reconocemos que la mayor parte de los servicios disponibles, tanto públicos como privados, están destinados a niños.
La población adulta mayor aparece como un porcentaje no despreciable de las personas con discapacidad permanente (35,1%). Este grupo tiene cada vez más peso relativo en el total de la población, alcanzando un 11,4%. El grupo de 65 años y más corresponde al 9% y, específicamente, los mayores de 80 años son el 14.7%. Actualmente, nuestra expectativa de vida es de 74,42 años para los hombres y 80,41 años para la mujer.
El ENDISC, nos informa que del total de personas con discapacidad sólo el 6,49% había accedido a servicios integrales de rehabilitación durante el último año y un 67,08% a servicios generales de salud.
La discapacidad transitoria se genera en un contexto de pérdida momentánea de la funcionalidad, afectando la actividad y participación del individuo. En ellas, si bien lo central es siempre tratar la deficiencia estructural o funcional que la origina, la intervención desde una perspectiva de rehabilitación integral y precoz está demostrada para la patología que les afectan, disminuyen los tiempos de recuperación, potencian el resultado de las otras intervenciones, disminuyen las complicaciones evitables y previenen la evolución hacia una situación de discapacidad permanente.
En el año 2003 se pudo determinar que la prevalencia de dolor musculo-esquelético es 41,1 % en la población general y que el 56,4 % de ellas consultan a médico por este motivo. La intervención de rehabilitación a nivel primario ha mostrado ser capaz resolver la mayor parte de estos síndromes dolorosos y disminuir la presión que generan en los otros niveles de atención.
Las intervenciones de rehabilitación son parte de los protocolos de manejo de los pacientes críticos hospitalizados en las unidades especializadas. La complejidad de las intervenciones requiere de profesionales de rehabilitación cualificados y capaces de liderarlas a fin de no limitarlas a la evidente necesidad de rehabilitación respiratoria. Respecto de las personas que serán sometidas a intervenciones quirúrgicas programadas, una parte requieren (o requerirían) intervenciones de rehabilitación pre-operatorias a fin de mejorar su evolución i
Programas de Postgrado U.Mayor

Objetivos

Especialidad estructurada por competencias.
ACTITUDES:

1.- Implementar el Paradigma Social de Salud y conocer el tradicional Paradigma Clásico de
Salud.
2.- Aplicar el Modelo profesional médico diagnóstico-terapéutico de función y calidad de vida en respuesta a las necesidades derivadas de la diversidad funcional del individuo en sociedad y en un modelo de atención integral e interdisciplinario de la persona con discapacidad y dependencia.

COMPETENCIAS TRANSVERSALES:
a. INSTRUMENTALES
1. Capacidad de análisis y síntesis
2. Capacidad de organización y planificación
3. Comunicación oral y escrita
4. Conocimientos de informática relativos al ámbito de estudio
5. Capacidad de gestión de la información
6. Resolución de problemas
7. Toma de decisiones
b. PERSONALES
8. Trabajo en un equipo de carácter interdisciplinario
9. Trabajo en un contexto internacional
10. Habilidades en las relaciones interpersonales
11. Reconocimiento a la diversidad y la multiculturalidad
12. Razonamiento crítico
13. Compromiso ético
c. SISTÉMICAS
14. Aprendizaje autónomo
15. Adaptación a nuevas situaciones
16. Creatividad
17. Liderazgo
18. Conocimiento de otras culturas y costumbres
19. Iniciativa y espíritu emprendedor
20. Motivación por la calidad
21. Sensibilidad hacia temas medioambientales
VALORES PROFESIONALES, ACTITUDES, COMPORTAMIENTOS Y ÉTICA
22. Reconocer los elementos esenciales de la profesión médica, incluyendo los principios éticos y las responsabilidades legales.
23. Comprender la importancia de tales principios para el beneficio del paciente, de la sociedad y la profesión, con especial atención al secreto profesional.
24. Saber aplicar el principio de justicia social a la práctica profesional.
25. Desarrollar la práctica profesional con respeto a la autonomía del paciente, a sus creencias y cultura.
26. Reconocer las propias limitaciones y la necesidad de mantener y actualizar su competencia profesional.
27. Desarrollar la práctica profesional con respeto a otros profesionales de la salud.
b. FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS DE LA MEDICINA
28. Comprender y reconocer la estructura y función normal del cuerpo humano, a nivel molecular, celular, tisular, orgánico y de sistemas, en las distintas etapas de la vida.
29. Reconocer las bases de la conducta humana normal y sus alteraciones.
30. Comprender y reconocer los efectos, mecanismos y manifestaciones de la enfermedad sobre la estructura y función del cuerpo humano, “y sus consecuencias sobre la capacidad funcional, la autonomía personal y la calidad de vida del paciente”.
31. Comprender y reconocer los agentes causantes y factores de riesgo que determinan los estados de salud y el desarrollo de la enfermedad.
32. Comprender y reconocer los efectos del crecimiento, el desarrollo y el envejecimiento sobre el individuo y su entorno social.
33. Comprender los fundamentos de acción, indicaciones y eficacia de las intervenciones terapéuticas, basándose en la evidencia científica disponible.
c. HABILIDADES CLÍNICAS
34. Obtener y elaborar una historia clínica que contenga toda la información relevante.
35. Realizar un examen físico y una valoración mental.
36. Tener capacidad para elaborar un juicio diagnóstico inicial y establecer una estrategia diagnóstica razonada.
37. Reconocer y tratar las situaciones que ponen la vida en peligro inmediato, y aquellas otras que exigen atención inmediata.
38. Establecer el diagnóstico, pronóstico y tratamiento aplicando los principios basados en la mejor información posible.
39. Indicar la terapéutica más adecuada de los procesos agudos y crónicos más prevalentes, así como de los enfermos en fase terminal.
40. Plantear y proponer las medidas preventivas adecuadas a cada situación clínica.
d. HABILIDADES DE COMUNICACIÓN
41. Escuchar con atención, obtener y sintetizar información pertinente acerca de los problemas que aquejan al enfermo, y comprender el contenido de esta información.
42. Redactar historias clínicas

Facultad o Departamento

Medicina

Vacantes

4
Vacante Inicial

Horas

6248
Pedagógicas
 (45 minutos)

Postulación Desde :

Mayo 2018

Postulación Hasta :

Marzo 2019